Sanación femenina

DECÁLOGO DE LA MUJER AVE

Hace muchos días que le estoy robando una hora a la mañanas para escribir. Cuando preparo todo, y me tomo un té mientras abro mi cuaderno, siento que hago magia, es la forma en que aprendí a hacer alquimia (además de la danza) a veces lo que escribo me mueve tanto, que tengo que detenerme para respirar, como si intentara que la información se enraíce y reordene en el cuerpo. En estos días de escritos, han nacido voces, han emergido cantos y te juro que me han transformado.

 

DECÁLOGO DE LA MUJER AVE

  1. Abrazarse entre las propias plumas/ amarse con equilibrio y fiereza: En el maternarse como una filosofía de vida, la Mujer Ave aprende a ser madre de sí misma. Esto no sólo implica que ella pueda cuidarse, sustentarse y generar para sí un nido saludable y nutricio, sino que también, conlleva a la acción de husmear, reconocer y delimitar el espacio personal. De esta forma, la Mujer Ave asume la soberanía absoluta de cuidar y crear su propia vida desde la verdad del alma, manteniendo encendido el propio fuego vital, al sostener el calor en cada uno de los maticez de la vida, sobre todo aquellos más dolorosos y difíciles de atravesar.
  1. Reconocer ambas alas/ tomar los linajes femenino y masculino, de madre y padre: La Mujer Ave reconoce sus antepasados cómo la autenticidad ancestral y la fuerza antigua que le sostiene. Esto implica, el desarrollar la consciencia de que en todos los linajes de los que proviene y que vinieron antes que ella, existe una fuerza en la cual puede tomar refugio. Cuando la Mujer Ave ve los linajes tras su espalda con ojos de amor y honra, las cargas del pasado se transforman en alas, ella sabe que eso es alquimia. Para ella, esto se ha convertido en una filosofía de vida, y constantemente visualiza de que en sus alas existe una firmeza y fuerza que la sostienen en cada una de sus rutas y decisiones.
  1. Dejar las plumas gastadas y ofrendarlas como abono a la tierra/ Respetar sin resistencia, los tiempos de vida y los tiempos de muerte: Esto refiere a no resistirse a la inherente transformación que implica habitar un cuerpo y un alma, permitiendo que los tiempos vida- muerte- vida, sean una danza natural en la cuál la Mujer Ave confía en la regeneración inherente (ella siempre puede volver a comenzar). Dejar ir lo que ya está muerto y sin vida, incluso con todo el dolor que ello implique, requiere toda la voluntad y valentía disponibles. Así como la mujer ave cada cierto tiempo sabe que perderá todas sus fuerzas, y aquellas plumas que cuidó con tanto amor, se desprenderán de su cuerpo, también sabe que ese tiempo de estar desfalleciendo, no es para siempre, puesto que después de todo fin, hay un nuevo inicio y después de toda muerte, emerge otra vez la vida.
  1. Ser la guardiana del propio campo/ cuidar la energía vital – creativa del autoboicot y de la depredación: La Mujer Ave realiza esta tarea como quien cuida lo más preciado, ella sabe que no puede ser dulce y condescendiente todo el tiempo, sabe que se mueve en un mundo vasto y salvaje donde existen depredadores al acecho, es por ello que no sólo requiere de su energía femenina, sino también de su energía masculina, y a ambas bien enraizadas, ya que deberá ser capaz de marcar los límites que sean necesarios, con tal de cuidar su alimento, su tiempo y su energía vital- sexual-creativa.
  1. Quemar las jaulas heredadas e impuestas/ romper toda imagen del deber ser que no hace sentido: Toda Mujer Ave, sabe cuáles son las jaulas que la aprisionan, así también, sólo ella misma conoce el dolor que ha sentido al no poder desplegar la amplitud de sus alas y emprender el vuelo. Las jaulas impuestas a toda mujer, han sido transmitidas no sólo social y familiarmente a través de las generaciones, sino que también, han sido mantenidas en la psique de cada una, experimentándolas como prisiones invisibles que carcomen, devorando el tiempo y la vitalidad. Hoy es un período de transición, una buena oportunidad para que la Mujer Ave pueda mirar dentro de sí misma, y con exactitud pueda reconocer las jaulas que carga, para finalmente quemarlas, pero no desde la irá desenfrenada y desenfocada, sino más bien desde el aprender a encauzar y redirigir la energía destructora para movilizar la vida.
  1. Escuchar la voz sabia interna/ atender el llamado de la vida profunda: La Mujer Ave, viene del linaje de la Mujer salvaje, por lo tanto, en su alma está impresa la capacidad de moverse entre los mundos y submundos con naturalidad y ligereza. La mujer Ave ha desarrollado una aguda escucha de los tiempos y ciclos de su femenino interno, por lo que acude hacia las aguas profundas y subterraneas cuando el silencio y la regeneración llaman, esperando en el vientre de la Madre Tierra, el tiempo de hibernación que resulte necesario. Así también, cuando los cantos de las demás aves de la tierra llaman a florecer, para contemplar la belleza del mundo de arriba, se dispone a salir de la caverna, para abrir sus alas y regocijarse de sus plumas ahora renovadas.
  1. Reconocer el gran misterio/ tomar refugio en la espiritualidad: Ella sabe que tras de todo lo que habita la amada Tierra, existe un gran espíritu y una gran madre divina, cuyos manto todo lo cubre. En ello reconoce su vuelo siempre sostenido, guiado y soplado con el aliento de lo divino. En el viento que la acompaña en su volar, reconoce voces y rezos ancestrales que le susurran el camino, ella aprendió a ver y escuchar más allá de lo visible. Por lo tanto, la Mujer Ave sabe que sus dones son un puente de conexión, entre lo divino y lo terreno.
  1. Incubar las creaciones el tiempo que sea necesario/ permanecer en el proceso creativo y no abandonar lo que anhela ser manifestado: Una mujer Ave reconoce su inmensa fuerza creadora, la encauza y dirige en la manifestación terrena y divina de sus hijos creativos, dando calor y tiempo idóneos a cada una de sus manifestaciones, como huevos plagados de creatividad que necesitan un tiempo sostenido hasta madurar. Con cada nueva obra cuidada hasta su manifestación, ella afina su capacidad de reconocer los tiempos de lo creado.
  1. Abrir las alas y volar a lo desconocido/reconocer la propia fiereza y arriesgarse en el vuelo: Cuando la Mujer Ave reconoce que tiene unas alas, se da cuenta que su principal naturaleza es volar. Ello implica que pueda habitar la fuerza vital y creativa que trae y más allá de todo obstáculo, miedo o dificultad, saber que hay un momento en que la vida exige abrir ampliamente las alas y emprender el vuelo hacia lo soñado, de lo contrario las alas se marchitan y pudren, siendo una carga que arrastrar el resto de la vida, como dones muertos que no lograron brillar. Aquí es donde la Mujer Ave debe tomar la más importante decisión, seguir el camino brillante de sus alas-corazón, o quedarse en aquello que ya debe quedar atrás en su viaje. Las alas de la mujer ave están conectadas al alma y al corazón, y de no escuchar su sabiduría y anhelos la mujer se marchita y hasta enferma.
  1. Ser siempre auténticamente salvaje/ ser real y leal con la bandada ante todo: La autenticidad salvaje es el llamado del alma, a ser lo más real posible en la propia vida. En el camino que la Mujer Ave ha hecho hasta aquí, ella puede reconocer el fuego que lleva, asumiendo que su tarea es mantenerlo encendido y custodiado en todo momento. Ser auténtica y salvaje, requiere reconocer la pasión que moviliza, para habitar la vida desde la fuente creativa de la que se es heredera. Por otro lado, ser real y leal, es un llamado a relacionarse con los otros desde esa misma autenticidad, reconociendo que el tiempo de las máscaras o del usar al otro al beneficio de sí misma, ha quedado atrás. Hoy es tiempo de ser leales y transparentes con quienes nos acompañan en el viaje, reconociendo la bandada como la familia del alma.

Con amor inmenso

Ximena

Soy Ximena y en 2013 fundé la Escuela Cántaro Sagrado para acompañar e impulsar a otras mujeres en su camino curativo. Para ello nos encontramos en cursos y entrenamientos donde estudiamos los elementos de una psicología profunda femenina que nos sostenga en cada uno de los desafíos de sanación y crecimiento del ser mujer.

2 comentarios en “DECÁLOGO DE LA MUJER AVE

  1. Bellísima la forma de expresarlo, con fuerza y determinación.
    Gracias Ximena. Agradezco a mujeres como tu y a como yo que estemos en la ruta vaciando la mochila que no nos corresponde para abrazar nuestro potencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.