EquinoccioSanación femenina

Equinoccio de otoño

En equinoccio de otoño

La tierra nos hace un llamado silencioso

Como hijas de su vientre

A llevar el propio corazón bajo la custodia de gaia

Y dejarlo allí hasta la siguiente primavera

Reconfortando el alma con las brasas del origen

Rindiéndose al silencio gradual que crece hasta el invierno

Apenas inicia el otoño, la tierra comienza a susurrar tu nombre

Porque es tiempo de enredarse entre las raíces de los árboles antiguos

Permitiendo que los propios pies

Crezcan profundos hacia el caldero cálido de la madre

Es una invitación a mirar una pizca más adentro

Descubrir las propias partes desgastadas

Curarlas con el calor del centro

y otorgarles tiempos para que se gesten y renazcan

Maternandote dulce y plenamente

Descubriéndote como mujer fuerte, salvaje y plena

Es tiempo de embalsamar las grietas de tus pies

Mudar las plumas de las alas cansadas

Y por sobre todo, aprender del silencio hasta que pueda comunicarse con tu centro

Y allí descubras a la siguiente tú, que emergerá renovada.

 

Querida mujer, en el polo sur iniciamos el tránsito a las estaciones frías y silenciosas con el equinoccio de otoño. Ellas son una invitación a atravesar el umbral que comienza a conducirnos poco a poco a nuestro espacio más profundo de la vida femenina. Como todo cambio de estación, trae una nueva oportunidad, y por ello quiero proponerte escribas una carta de bienvenida a la energía del otoño, con la finalidad puedas mirar dentro de ti el espacio que se te está abriendo en esta oportunidad. Permítete ritualizar este momento como a tu alma le resuene.

 

Por Ximena Nohemí

Creadora de Cántaro Sagrado, psicóloga y psicoterapeuta dedicada a la investigación y resignificación de memorias uterinas. Le apasiona escribir, danzar, viajar y acompañar a otras mujeres en su proceso de sanación. Es por ello que hoy su trabajo busca sanar la raíz de todo lo que pueda dificultar el máximo despliegue del propio potencial en el presente, para que vivamos en este mundo como mujeres y hombres cada día más en paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.