Cuento MedicinaInspiracionaloración terapéuticaSanación femenina

Cuento medicina: La vieja sabia dice a tu niña interna

Rezo para el final de un viaje

 

Hay días en que me olvido de quien soy

otros, no encuentro respuestas a mi venida a esta tierra

y unos cuantos días aún más confusos

pierdo mi alma entre tanto ruido difuso.

 

Cierro los ojos, respiro

entonces una parte vieja y sabia de mí

alienta y contiene a la parte más niña de mí.

 

La vieja sabia repite a esa niña palabras,

las conoce desde hace mucho tiempo

como si hubieran viajado con ella

en la historia del alma a través de las vidas.

Esas palabras hacen magia

y son capaces de curar el corazón.

 

Gran espíritu, gran madre divina

enséñame a confiar que vivo en tu corazón

y que todos los caminos que desde aquí tome me llevarán siempre a buen puerto

enséñame a ser absoluto amor y compasión conmigo misma

enséñame a no castigarme

ni herirme

ni culparme

ni maldecir el regalo de la vida

enséñame a soltar desde la sabiduría y ligereza

enséñame a abrir la puerta a lo bueno que me merezco

enséñame a confiar que hay un sentido invisible y más grande

enséñame cada día a ser más humana y menos diosa

y en todo ello, seguir ofrendándome completa a la existencia en este amor absoluto que me impregna.

 

Luego abro lo ojos

mi corazón recupera su norte

y mi alma nuevamente recuerda a qué vino.

Puedes encontrar la versión completa de este cuento en mi libro Relatos del Cántaro
Por Ximena Nohemí

Creadora de Cántaro Sagrado, psicóloga y psicoterapeuta dedicada a la investigación y resignificación de memorias uterinas. Le apasiona escribir, danzar, viajar y acompañar a otras mujeres en su proceso de sanación. Es por ello que hoy su trabajo busca sanar la raíz de todo lo que pueda dificultar el máximo despliegue del propio potencial en el presente, para que vivamos en este mundo como mujeres y hombres cada día más en paz.

2 comentarios en “Cuento medicina: La vieja sabia dice a tu niña interna

  1. Gracias por la bendición Noemí, y por recordarnos el amor propio y el pedir ayuda a la Divinidad. Hoy desperté bien, pero después me sentí a la deriva también. Todo rebota y va a mi útero.
    Hace unos dís te escribí para averiguar sobre los talleres. Estoy interesada en realizar una sanación y también ayudar a otras mujeres, empezando por mi madre, a sanar su útero. Gracias,
    Paola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.