CANTOS Y CANTARES DE LA LUNA

Un cuento dulce y sonriente que te llevará a un viaje fascinante por la legendaria noche del sur chileno

Por Ximena Nohemí

(EN PROCESO DE PUBLICACIÓN)

 

Inspiración

Hace algunos años atrás comencé a escribir un cuento, inspirado en la ciclicidad de la mujer, los ritmos de la luna y la magia mítica que inunda nuestro amado sur chileno.

Luego lo olvidé y quedó durante varios meses relegado en algún rincón de la computadora. A principio de este 2018 lo encontré, me reencantó y me hizo vibrar de emoción, por lo que sentí la necesidad imperiosa de darle un final e ilustrarlo. Ya había llegado el momento de compartir esta gestación en un colorido libro para niño/as y quienes tenemos alma de niño/as.

¿Cómo nace esta inspiración?

Cuando comencé a conocerme profundamente en 2012, fue gracias a que me enteré que en mí vivían diversas mujeres; unas más niñas, otras más sabias, unas más creativas, otras más nostálgicas, unas más coloridas y otras más grises. Aceptarme genuinamente con cada una de ellas, además de amarme en totalidad con todos mis colores,  me llevó a un crecimiento exponencial en todos los sentidos de mi vida. El deseo de transmitir esta auto aceptación fue uno de las primeras inspiraciones para escribir este cuento, más aún tomando como escenario unos de mis lugares favoritos en el mundo: el sur chileno con su mitología y magia.

Introducción

Ésta es una historia que rescata entre sus líneas y 18 pinturas en acuarela, la magia de nuestro recóndito sur chileno. Desde un relato sumergido entre el frío, la bruma en el bosque, estrellas fugaces, cóndores, árboles nativos, el Trauco, el caleuche y la Pincoya, entre otros personajes míticos, nace CANTOS Y CANTARES DE LA LUNA, protagonizada por una mujer que habita diferentes arquetipos.

¿Cómo es posible?

Cantos y cantares de la luna, es en definitiva un viaje de la luna, quien a medida que va transitando cada faceta: luna nueva, luna creciente, luna llena y luna menguante, va adquiriendo diferentes personalidades, que la van llevando a relacionarse de diferente maneras con cada uno de los personajes míticos de las diferentes localidades sureñas.

Al final de la historia cuando la protagonista llega a la Patagonia llega su fase de luna creciente, la lleva a encarnar a una niña de cabellos risados y coloridos ropajes. Ella no desea seguir con la tradición que ha continuado en sus otras facetas, pues sus ansias de libertad la llevan a sólo desear jugar, saltar y bailar. Por lo tanto, es aquí que el relato toma un giro inesperado, que sorprenderá a todos y cada uno sus lectores.


Cuentan las noches estrelladas, que la luna fue alguna vez una mujer que gustaba de contar cuentos. Cada noche con sus relatos, ayudaba a los humanos a dormir dulcemente. Recorría todo el territorio chileno de norte a sur, ofrendando las más bellas historias que había recolectado desde los inicios de la vida humana. De esa forma, a medida que viajaba por las localidades, ella adquiría diferentes apariencias y personalidades: doncella, bruja, anciana y niña traviesa. Sin embargo un día todo cambió, cuando llegó al fin del mundo, cautivada por la belleza de la Patagonia chilena, se transformó en una pequeña niña que sólo deseaba saltar y jugar con los animalitos que allí habitaban. ¿Qué sucedería entonces con la tradición de la contadora de cuentos?¿Qué pasaría con ese trozo del mundo que no alcanzó esa noche un cuento a escuchar? 

Te invito a conocer la trama y desenlace de la misteriosa historia de la luna personificada como una mujer.

¡Pronto más información!


En uno de los más fríos tiempos del año

Ingresó la madre luna a la noche Valdiviana

Traía al viento sus cabellos largos y canos

Y un distinguido atuendo de plata

 

Venía arreglada y vestida

De blanca luna, pura y llena

Resplandeciente, bella y dichosa

Como ninguna otra doncella

 

Caminaban con ella siempre

Estrellitas con alma de niña

Que revoloteaban a su danza

Dibujando la cariña 

(Extracto cantos y cantares de la luna)