Ciclo de una flor

Sanar Relación Con La Madre

Soy brote, soy semilla, soy raíz

soy tierra oscura, fría y profunda
Soy una cáscara rota, para dar a luz a la vida
Soy la humedad sutil de la que se mojan las raíces

Denuevo: soy raíz, soy semilla, soy brote.

Abro la cáscara, rompo la tierra, rompo el aire,
Sigo la luz que me conduce hacia la cima
Las sombras silenciosas de lo profundo del submundo
fueron necesarias para generar todo lo que se ve desde arriba.

¿Puedes notarlo?
romper capas, es imprescindible para emerger desde la tierra oscura y dar a luz a la vida,
la existencia es por lo tanto mitad luz y mitad agonía.

Soy un tallo que crece, me estiro, me engroso,
el sol me guía, soy plena, florezco,
soy bella presencia a los ojos de la naturaleza
Y otro día, lo inevitable, me marchito y nuevamente soy letanía.

Mis pedazos se secan, mis partes caen a la gravedad
Duele un tanto
Soy abono a la matriz, vuelvo a la tierra,
nuevamente, regreso enrollada en mí misma.

Cuando me desintegro dejo de ser flor,
descanso en los suelos y soy nutriente
Abono para semillas y raíces que están bajo la tierra fría
Éstas esperan su momento a romperse a sí mismas
y romper el vientre de la tierra.

Concluyo este viaje:
[Romper capas es la forma primigenia en que se inicia la vida]

Por Ximena Nohemí

4 comentarios en «Ciclo de una flor»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *