Sanación femenina

Vuelve al corazón, dicen las abuelas

Por favor, vuelve al corazón, vuelve a ti, vuelve a tu propio templo silencioso.
.
.
.
Vuelve al corazón, quédate ahí, muévete en puntitas y abre despacio la ventana.
Así entrarán rayos de sol prístinos para acariciarte.
.
.
.
Vuelve al corazón para retornar a lo real, a lo esencial, a lo clave.
Vuelve a ese lugar del que tanto te alejaste al tejerte corazas que te protegerian del mundo y su dolor, hoy es tiempo de destejerlas desde donde estés y con lo que tengas.
.
.
.
Vuelve al corazón, vuelve a tu verdad, cómo sea vuelve.
Sólo hace falta purificar las imágenes internas que te separan de ti mismo y de los otros para exponerte con entereza a la vida.
.
.
.
Vuelve al corazón y en el camino agradece las corazas y estructuras antiguas que tanto te protegieron, luego permíteles que se vayan, en este viaje no precisas nada de ello.
Hoy la madre vida nos llama a volver a sí mismos, al ser real, al que vive desde su verdad.
.
.
.
Vuelve al corazón y no te alejes nunca más de ahí, ese espacio siempre estará cálido para abrazarte, contenerte, inspirarte y regenerarte.
.
.
.
Vuelve al corazón, El camino está señalado desde que los antiguos dieron esos mismos pasos. Todos ellos te llaman diciendo “querida hija, hace tanto tiempo te estábamos esperando”.

.

.

.

Por Ximena Nohemí

Soy Ximena y en 2013 fundé la Escuela Cántaro Sagrado para acompañar e impulsar a otras mujeres en su camino curativo. Para ello nos encontramos en cursos y entrenamientos donde estudiamos los elementos de una psicología profunda femenina que nos sostenga en cada uno de los desafíos de sanación y crecimiento del ser mujer.

6 comentarios en “Vuelve al corazón, dicen las abuelas

  1. Hola!!! Muchas gracias….tus palabras se vuelven refugio y es hermoso saber que esta, acompañando como el sol e iluminando el camino. Feliz de encontrarte!!! Un abrazo. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.