Sanación femenina

Los tiempos y ritmos del útero

Mantenemos la salud del útero al respetar sus tiempos

La salud física y sutil de este órgano, está íntimamente relacionada con el ciclo vida y muerte de nuestro paisaje interno. El útero enferma si intentamos gestar y sostener algo que ya está muerto en nuestro campo, por lo que nos invita a estar absolutamente atentas a lo que ya cumplió su tiempo en nuestra vida, sean proyectos, lugares o relaciones.

La energía del útero está en constante circulación hacia la vida y hacia la muerte, como un tren que circula en una ferrovía con forma de infinito, por lo que amerita poner en práctica día a día nuestra capacidad de movernos constante e incansablemente, en un ritmo y melodía que no alcanzamos a controlar.

Ante ello, el útero de una mujer sólo puede gestar lo que está en dirección hacia la vida, y tal como ocurre con la menstruación, lo que está inerte dentro y fuera nuestro suplica su liberación. Cuando una mujer intenta retener lo que está en dirección hacia la muerte, tal como un vínculo que ya está roto, tiende a la enfermedad, ya sea a nivel mental, emocional o físico, ya que esto va en contra de los movimientos naturales de la existencia. No podemos forzar a que el día se mantenga por más de la cantidad de horas en que simplemente es, eso es hacerle una guerra a la madre naturaleza.

Los tiempos del útero son los tiempos del útero, y ya sea en sus ritmos micro o macro, lo único que nos podrá mantener constantemente sanas es aceptar estos movimientos y rendirnos a su flujo natural, lo que nos impulsa a una aceptación real y absoluta de nuestra historia vital tal y como es. Ir en guerra o entrar en una negación hacia ésta, nos llevará a entrar en un conflicto vital en el que las únicas perdedoras seremos nosotras mismas, la aceptación, la confianza y la rendición son pautas claves para mantener nuestra salud vital, sexual y creativa.

Por lo tanto, lo único que puede permitirnos mantener una salud vibrante es estar absolutamente atentas a las necesidades de la vida interna, llegando a ser expertas en nosotras mismas, llegando a ser aliadas de nuestro cuerpo al atender a sus necesidades de descanso, reparación, creatividad o disfrute.

Sólo esto nos llevará a detectar, tanto el tiempo de hibernación, como el de gestación en la Caverna de la Osa, y así también el momento exacto en que los primeros rayos de luz iluminando nuestro hogar, nos avisan que es tiempo de salir, airear nuestros mundos y prepararnos para parirnos en una fiesta plena con la existencia. Un parto ocurre únicamente si de forma previa nos permitimos gestarnos, sin gestación no hay parto. Por lo que debemos comprender que la gestación en su profundidad, es un aspecto absolutamente clave del crecimiento a lo largo de la vida y amerita profundidad e introspección.

Parirse a sí misma

Parirse a sí misma, es una expresión que conlleva una gran fuerza con el sólo hecho de oírla. Tras ello, hay un sinfín de acontecimientos que tienen que darse de una forma y en un momento particular, para que una mujer sienta que es tiempo de darse a luz.

Pero ¿A qué refiere específicamente el parirse?

En la vida y la naturaleza hay ritmos oscilantes, que jamás se detienen a descansar, los ritmos del mundo interno no dejan de estar alejados de ello. Las mujeres ciclamos de forma acelerada y paralelamente a ritmos absolutamente parsimoniosos, ocurriendo ambos tiempos de forma simultánea sin interferir el uno con el otro, sino más bien complementándose. Por lo que tenemos ciclos en escala micro y macro, los micro se refieren a las fluctuaciones internas que podemos llegar a experimentar en un mismo día, o aún más, en sólo una hora del día.

Los ritmos macro, a diferencia de lo anterior, podemos llegar a fluctuarlos dentro de un mismo año o en etapas más largas de vida (infancia, adolescencia, adultez etc.), y en ello muchas veces se entrelazan con la danza de las estaciones y los hitos clave de la vida, como el cambiarse de lugar para vivir, integrarse en el mundo laboral, embarazarse, emparejarse, viajar, enfermarse o superar una enfermedad, entre infinitas posibilidades más.

El invierno, su energía y sus colores, por ejemplo, son una invitación a dirigir la mirada hacia el interior, a habitarse y habitar la Caverna de la Osa, a regenerarse, a aceptar y darse el tiempo que sea necesario para vivir la crisis, en caso de que exista. Es por supuesto dejarse morir, en un sentido de cerrar ciclos que ya han sido finalizados y velar, lo que ya no tiene vida dentro nuestro, es un tiempo de retiro, descanso y reseteo en todos los niveles (mental, emocional, físico y espiritual).

Este tipo de viajes internos a niveles profundos de consciencia, tal como una hibernación, nos permite purificarnos y tomar la nutrición necesaria para continuar la vida que se avecina de aquí en adelante. Es tiempo de descenso a nuestro propio inframundo, lo que se hace vital a medida que vamos transitando la vida como mujer adulta, puesto que nos otorga el beneficio de mirar con claridad el camino de vida recorrido hasta ahora y nos da luces hacia donde deseamos ir, una vez que el sol y la luz vuelvan a iluminar nuestra casa, ya sea en un sentido concreto con la llegada del verano, o en un sentido simbólico, con un movimiento que está ocurriendo en el interior con la superación de una crisis.

Por su parte, la llegada de las estaciones cálidas, nos impulsan a salir de la caverna de Mamá Osa y llevar nuestro mundo hacia el externo. En este tiempo la naturaleza está viviendo un espectáculo de sonidos y colores, y en conjunto con la luz del día, es ésta una especial oportunidad de reinventarnos y resurgir desde el mundo más profundo del frio hacia la superficie, allí donde nos encontramos con la celebración, las artes, la expansión y la interacción con otros.

Esta energía impulsada hacia afuera, sin duda alude al parto simbólico, del cual se proyecta expansivamente una gran cantidad de energía vital hacia fuera de nuestro centro. Algo nuevo se crea, posterior a un determinado tiempo de gestación, y desde este viaje jamás volvemos a ser las mismas y jamás volvemos a percibir la vida de la misma manera.

Por lo tanto, el gestarse a sí misma, es el símil a estar en el interior de la caverna de la osa, es un proceso de ir hacia adentro, hibernar, abrazarse, acogerse, respetar los propios ritmos, maternarse dentro del propio útero y estar en plena tranquilidad y conexión consigo. Es una etapa que se caracteriza por el silencio, la oscuridad y la nutrición llegando a convertirnos en madre sabia y luminosa de nosotras mismas. En este sentido los tiempos de gestación se caracterizan por que la energía vital está sumamente concentrada en dirección hacia adentro, lo que me recuerda absolutamente el arcano del Ermitaño en el tarot.

Por el contrario, el parirse, es sinónimo de salir, renacer con todo el esplendor, florecer, moverse, crecer y estar dispuesta a comenzar una siguiente etapa con nuevos niveles de consciencia en el sentido de que es aquí en que se pone en práctica la información rescatada y generada durante el tiempo en que se estuvo dentro de la caverna, llegando a ser un tiempo de expansión en que la energía vital va en dirección hacia afuera. El parto me recuerda absolutamente el arcano del mundo, al ser también un momento extático que nos conecta con la realización personal.

Las crisis emocionales y los duelos, pueden ser importantes indicadores de que es momento de gestarse, para luego de un plazo de regeneración que se estime conveniente, renacer, parirse y darse luz.

Para conocer cuando es tiempo de entrar en uno u otro proceso, sólo se debe estar atento a la voz interior y a las reales necesidades del cuerpo, el corazón y el alma.

Siempre hay una voz vieja que desde las profundidades de la caverna uterina que susurra nuestro nombre.

Por Ximena Nohemí

Creadora de Cántaro Sagrado, psicóloga y psicoterapeuta dedicada a la investigación y resignificación de memorias uterinas. Le apasiona escribir, danzar, viajar y acompañar a otras mujeres en su proceso de sanación. Es por ello que hoy su trabajo busca sanar la raíz de todo lo que pueda dificultar el máximo despliegue del propio potencial en el presente, para que vivamos en este mundo como mujeres y hombres cada día más en paz.

2
Leave a Reply

avatar
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Ximena NohemíSara Recent comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Sara
Guest
Sara

Me encantan tus publicaciones, le hablan a mi alma, muchas gracias!