AntepasadosCuento MedicinaMemorias uterinasMenstruación

El regalo de las memorias heredadas

El día en que el universo dio a luz a Islalia, ella recibió muchos regalos de sus linajes. Joyas, árboles y cartas escritas con mucho amor para ella. No obstante, había un presente especial que recibió de una de sus ancestras más antiguas.

Ésta era de su tatarabuela materna, y era una pequeña bolsita dorada y cocida a mano, que Islalia sólo debía abrir el día que llegara su menarquía, si ella la abría antes no comprendería el sentido y sus días de niña se tornarían confusos y pesados.

Mientras tanto ella sólo debía dedicarse a ser niña; jugar, pintar árboles y acariciar su gato olvidando la existencia de aquella cajita.

¿Qué habría al interior de ésta?

Pasaron los años muy amenamente, y cuando Islalia recordaba aquel obsequio que tenía muy bien guardado, imaginaba muchas cosas acerca de él. Pensaba por ejemplo, que dentro habría un mapa para un gran tesoro escondido, o incluso una llave para abrir una puerta mágica hacia un mundo con rubies.

Nunca ningún integrante de su familia le habló acerca de su regalo, por lo que la vida siguió avanzando sin darle mucha importancia.

El día que llegó su menarquía, a los 13 años, Islalia sentía mucho dolor y tristeza, ella no comprendía de dónde venía todo esto.

Ese mismo día, por la noche antes de dormirse, recordó aquel obsequio de su tatarabuela y con gran curiosidad  abrió la bolsita dorada para al fin ver lo que había dentro. Al mirar su contenido se decepcionó, pues no llegó a comprender por entero su significado y volvió a ponerlo dentro. –¿Qué es esto?¿De dónde viene? No comprendo dijo ella

Te invito a conocer mi primer libro Relatos del cántaro

 

Pasaron los años y poco a poco Islalia fue convirtiendose en una mujer adulta. Cada vez que menstruaba, sentía esa tristeza que no sabía de dónde venía, con ello recordaba el obsequio de su tatarabuela, lo miraba nuevamente y lo regresaba a la bolsa algo frustrada, ya que por más que intentara no lograba comprender su significado.

Entonces fue cuando una noche decidió invocar a ésta ancestra y le preguntó –Tatarabuela ¿qué es este regalo? no logro entender nada

La viejecita sin mostrar su rostro le contesto – Ese, es el dolor heredado de las mujeres más antiguas del hilo rojo, tus ojos lo pueden ver desde que llega tu menstruación, sin embargo, el proceso de tomar consciencia de éste, ocurre muy gradualmente y va apareciendo como un don que poco a poco se va desarrollando en tu vida, y sólo si eres capaz de mirarte y escucharte a ti misma.

Una vez que llega tu primer sangrado alcanzas un nivel de consciencia más profundo y eso te lleva a conectar con  la existencia de memorias antiguas heredadas. Por más amor que sintamos hacia ti como tus ancestras, las mujeres antiguas del linaje no podemos evitar entregarte este regalo, pues te pertenece y es la gasolina que te permitirá enraizarte en la vida y crecer como una mujer sabia y compasiva. Lo único que te queda es cuidarlo con todo tu amor mirarlo, darle un lugar y cuando te sientas lista, ofrendalo a la tierra a través de tu sangre sagrada, pues en él hay contenidas muchas semillas.

De ese dolor heredado crecerá un árbol lleno de dones, los más sabrosos frutos de tu existencia, comparte esos dones con el mundo y la cadena de dolor habrá terminado, si intentas expulsarlo, mutilarlo o invisivilizarlo en tu vida, perderás fuerza y vitalidad innecesariamente, por lo que lo único que te hará una mujer fuerte, será reconocer que existe y darle un lugar.

Sin embargo, no te olvides mi niña que esa bolsita también trae muchos regalos. Debes sabes, que con cada viaje menstrual tu mirada se hará más profunda y tu cuerpo más sabio, tanto, que será capaz de leer las encrucijadas invisibles del entorno y mirar dentro de los corazones que incluso intentan estar más enmascarados. 

También serás capaz de vivir abajo y arriba de una sóla vez, pudiendo mantenerte entre todos los mundos sin necesidad de moverte hacia ninguno. Podrás moverte sin que nadie te oiga y podrás esconderte sin que nadie jamás te encuentre, tu intuición será tajante como un afilado cuchillo y si cometes la equivocación de no creer en ella, ésta se irá dolida sin deseos de volver a ti.

Esa bolsita que has heredado contiene los secretos más profundos de las mujeres del linaje, si te cierras a ese dolor o intentas excluirlo también estarás cerrando la puerta a todos los reveladores regalos que también hay para ti.

Recuerda siempre que menstruar es navegar en aguas tormentosas y profundas es mirar a tu alrededor en una noche en medio del océano y poder ver barcos con fantasmas antiguos de los que el resto del ciclo estas invisibilizando parcialmente.

Menstruar coscientemente es caminar siendo consciente de todos los dolores pendientes de tu árbol al mismo tiempo, sintiendo todas las tristezas a la vez y experimentando por un instante todos los duelos.

Sin embargo, como mujeres hay tantos y tantos regalos que nuestro bosque nos esconde.

 

Con infinito amor

Por Ximena Nohemí A. H.

 

Creadora de Cántaro Sagrado, psicóloga y psicoterapeuta dedicada a la investigación y resignificación de memorias uterinas. Le apasiona escribir, danzar, viajar y acompañar a otras mujeres en su proceso de sanación. Es por ello que hoy su trabajo busca sanar la raíz de todo lo que pueda dificultar el máximo despliegue del propio potencial en el presente, para que vivamos en este mundo como mujeres y hombres cada día más en paz.

2
Leave a Reply

avatar
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Ximena NohemíSilvina Recent comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Silvina
Guest
Silvina

Me veo tan identificada con éste relato que no dejo de recordar cuando a mis 13 años abrí mi bolsita dorada, fue un día de muchísimo dolor en mi útero, lloré todo el día, no comí un bocado, lo intenté pero la comida no podía ni tragarla, experimente mucha angustia, miedo, temblaba, al día de hoy me doy cuenta de que eso todavía me acompaña.. pues en estos momentos estoy en mi camino de sanación todavía, es muy difícil para mí pero estoy intentando siempre reconocer , incorporar, entender, a todas mis ancestras. Estoy empezando a notar como siempre me… Read more »