InspiracionalSanación femenina

Matrimonio interior ¿Le has dado el SÍ a la vida?

 

Hoy me acepto completa
Y sin vuelta atrás, digo un enorme y gran sí a mi vida por entero
Digo sí a cada célula y gota de sangre de mi cuerpo, de mi cabello, de mi piel, de mis huesos y uñas
Digo sí a mis memorias heridas y a las más luminosas que están presentes o por despertar
Digo sí a mi historia de principio a fin
Digo sí a que sea tan significativa como cualquier otra que haya conocido
Digo sí a la niña que fui, a la mujer que soy y a la anciana que seré
Digo sí a cada momento de mi vida en que sentí dolor, rechazo o una soledad carcomiente
Digo sí a la indiferencia y a la ausente empatía que pude enfrentar en diferentes momentos de mi vida
Digo sí a mi miedo antiguo a perder a un ser amado con la mano de la muerte
Y digo sí a ese mismo miedo que permanece totalmente presente pero con el cual aprendí a vivir en paz
Digo sí a la pequeña que fui y un sí aun mayor, a toda la vulnerabilidad que ha caminado conmigo desde el inicio de mi vida
Digo sí a cada ser amado que trascendió  y sentí el deseo de morir con ellos, un hermano no nacido, dos abuelos, dos amigos y una mascota
Digo sí a la culpa que experimente con cada una de esas muertes creyendo que podría haber hecho algo para que no sucedieran (no hay nada que hubiera podido hacer)
Digo sí a los duelos y su escuela tan humanamente ineludible
Digo sí a cada lagrima liberada en soledad, secada dentro de un abrazo o fugada desde la felicidad compartida e infinita
Digo sí a la confusión que cada vez se suaviza y marcha dando tregua a la seguridad con mi misión de vida
Digo sí a mis miedos más devoradores y macabros y que ni siquiera puedo traducir en palabras
Digo sí al miedo a morir y por sobre todo al miedo a VIVIR
Digo sí a mi anhelo de ser amada y amar locamente
Digo sí a mi miedo a ser amada y amar locamente

Digo sí a lo que fue, tal y como se presentó
Y digo aún más fuerte, un sí a lo que no fue y que dejó lugar a otras posibilidades que me sorprendieron gratamente

Digo sí a todos quienes decidí dejar ir y compartimos sólo un periodo de tiempo y más aún digo sí a la importancia que ha tomado hoy para mí la amistad real, pura y verdadera que se quedará para toda la vida

Digo sí porque de todo ello hoy cuento con amigos y amigas del alma
Digo sí a las barreras que alguna vez construí para nadie pudiese ver mi dolor antiguo
Digo sí a todo absolutamente todo lo que he sido y digo sí a todo lo que alguna vez soñé ser y jamás fui
Digo sí a mis “y si hubiera sido”
Digo sí a la convicción que hoy siento de tomarme tal y como soy
Digo sí a todo ello, ya que ha sido el abono para gestarme
Digo sí a que mi misión de vida sea entregar todo desde el amor y mi visión sea sanar el dolor compartido por la humanidad
Digo sí a mi madre y padre amados, en su luz y sombra, no pueden ser más perfectos para mí de lo que ya son
Digo sí a todo ello porque de la vulnerabilidad nace la dulzura y del miedo nace el respeto absoluto a los miedos del otro
Digo sí a mi luz y creatividad heredada y también adquirida en mi caminar
Digo un enorme sí a la vida y desde la vida recibo un gran sí
Digo sí al como fui concebida, gestada y parida y digo sí al cómo y cuando recibí la vida
Digo sí a las veces que volví a nacer, a las que volví a morir y a las que volví a nacer

Digo sí a todos mis ¿qué hubiera pasado si? pero aún con más fuerza, digo sí a mi vida tal y como fue una y otra vez, comprendiendo que no hubo más y así la vida me enseñó, en carne propia, desde mi lugar, nadie me contó cómo fue vivir todo ello, lo experimentó mi alma y entonces aprendí.

Agradecida infinitamente por la vida tal y como fue y como no fue.

 

Por Ximena Nohemí

Creadora de Cántaro Sagrado, psicóloga y psicoterapeuta dedicada a la investigación y resignificación de memorias uterinas. Le apasiona escribir, danzar, viajar y acompañar a otras mujeres en su proceso de sanación. Es por ello que hoy su trabajo busca sanar la raíz de todo lo que pueda dificultar el máximo despliegue del propio potencial en el presente, para que vivamos en este mundo como mujeres y hombres cada día más en paz.

4 comentarios en “Matrimonio interior ¿Le has dado el SÍ a la vida?

  1. Gracias Ximena por esto, por compartirlo, gracias, hace tiempo que he venido sintiendo así, lo siento y luego se va y vuelvo a empezar, pero cada vez que vuelve es más fuerte. Ahora más que nunca lo estoy vibrando más parecido a esto, y al leerlo me he emocionado tanto. Es bello, un montón de emociones de reconciliación, aún con miedos tercos. Te abrazo, gracias, bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.