AntepasadosMemorias uterinas

LOS CUATRO ACUERDOS desde una visión sistémica-familiar

Los cuatro acuerdos es un libro escrito por Miguel Ruíz, basado en sabiduría Tolteca. Busca dar a conocer una verdad esencial que está de base en todas las tradiciones sagradas del mundo, una verdad aplicable a la vida de todos nosotros para experimentar en carne propia nuestro cielo en la tierra.

A continuación quiero profundizar cada uno de esos acuerdos según la visión sistémica de Hellinger, ya que cada uno de ellos se puede aplicar a la sanación de todas nuestras relaciones.

Se impecable con tus palabras:

“Lo que sale de tu boca abre campos” y en el momento en que pronuncias una determinada palabra, ésta abre una determinada energía a tu alrededor produciendo un efecto dentro tuyo. Al ser impecables con nuestras palabras, estamos creando campos impecables alrededor nuestro, que potenciarán nuestro bienestar y salud.

Así también cuando nos referimos a una persona, estamos sembrando algo en su campo y particularmente como terapeutas debemos ser muy cuidadosos con aquello que decimos de quienes tratamos, pues nuestras palabras pueden dar fuerza o debilitar a otro.

Para nuestros nativos de la tierra, las palabras eran semillas, por lo tanto, al hablar y comunicarnos tomemos consciencia de que estamos debilitando o fortaleciendo los campos que están alrededor nuestro, en ello alimentando creencias heredadas que según su sentido esencial, pueden mantenernos en salud o desequilibrio. Así también cuando estamos oyendo estamos entrando en determinados campos ¿Te ha pasado que oyes a una persona decir determinada cosa y luego sentirte mal o sentirte muy bien? Allí radica la importancia de ser absolutamente impecables.

He aprendido además con las constelaciones, que las palabras negativas y su campo hacen efecto inmediatamente en el ser humano, mientras que las palabras positivas y su campo, tardan un poco más de tiempo en hacer su efecto. Por ello, es que se plantea la idea de repetir afirmaciones positivas de forma diaria. Los mantras de sanación por ejemplo, generan un campo de alta vibración alrededor nuestro, hasta que con la práctica se consolida una nueva información en nuestro campo que nos lleva a un equilibrio vital.

“Que todo lo que digas de ti, tus sueños y sobre otros, sea absolutamente impecable”.

No te tomes nada personal:

“Amplía tu visión y aplica el mirar sistémico”. Todo aquello que proviene de una persona, también viene de los linajes que lo acompañan, por lo tanto sus miedos o resistencias, son sólo la punta de un iceberg que oculta una información mucho más profunda.

Tras ese dedo que te apunta y agrede, hay todo un sistema que contiene millares de historias que condujeron a esa persona a mantener y desarrollar actitudes que observamos y que nos afectan. Desde ello, está primero la posibilidad de centrarnos sólo en el dedo que nos apunta, lo que se reduce a la confrontación o al sometimiento. Esto nos lleva a esclavizarnos en roles de víctima o de agresor, en cambio mirar sistémicamente es un momento sagrado que nos invita a retirarnos de la pugna e incluso adquirir una actitud compasiva con el otro.

Tú y esa persona frente a frente en oposición, son dos sistemas mirándose y viendo la situación desde su propia carga histórica. Por lo tanto desde este mirar nada es personal y todo es sistémico, y en ello la respuesta y actitud de un otro hacia nosotros proviene de un historial que se ha alimentado de generación en generación.

“Cuando presencies algo que te hace sentir afectado, respira y amplia tu visión, hasta que puedas ver lo antiguo que se esconde tras ese acto, cuando lo ves, quitas gran carga y te liberas”

No supongas:

Ten siempre consciencia de que lo que no conozcas de tu árbol, tu mente intentará llenarlo con interpretaciones, sin embargo, ante ello tu corazón se mantendrá siempre genuino.

El corazón no supone, el corazón lee, y lo hace a una velocidad mayor que la velocidad de la luz. Por lo tanto si el suponer viene de la mente, la lectura más clara viene del corazón. De esta forma el corazón es aquel que termina informando a la mente de todo lo verdadero que capta.

Cuando suponemos que nuestros padres actuaron de determinada manera debido a una causa, o incluso juzgamos su actuar, no los estamos mirando a los ojos, ni siquiera le estamos dando un lugar en nuestro corazón. Por lo tanto suponer nos aleja de dar un lugar sagrado a lo no integrado de nuestro sistema, llevándonos a las repeticiones y al amor ciego, aludiendo a aquel que sólo se ve a sí mismo. Esto sin duda podría traducirse en una dificultad para tomar la energía de la vida que fluye desde los ancestros más antiguos hasta el presente que somos nosotros.

“Suponer nos priva de mirar a los ojos y dar un lugar sagrado, percibir con el corazón nos libera y nos lleva a lo genuino y real”

Haz siempre lo máximo que puedas:

Siempre recuerda “cada ancestro y ancestra hizo lo que mejor pudo para su contexto”, por lo tanto si alguno de ellos hubiera conocido la manera de actuar mejor de seguro lo hubiese intentado.

Así también podemos considerar la idea de que los padres hicieron lo que mejor pudieron. Ello nos lleva a soltar la rabia y frustración de como fuimos tratados en nuestra infancia, lo que nos permite crecer. Pues, cuando un adulto toma consciencia que todos los padres y madres del árbol, hicieron lo que mejor pudieron en la crianza y relación con sus hijos, se libera de la rabia, expectativa no cumplida y frustración repetitiva de cada integrante con sus padres.

Cuando internalizamos este principio nos liberamos y crecemos, sólo ahí puedo hacerme adulta, ya que sólo un niño puede mantener viva la rabia de lo que no recibió en la infancia.

“Luego que esta comprensión ocurre, el niño se hace adulto y con ello aparece la capacidad de maternarse y paternarse a sí mismo”.

El camino Tolteca hacia la libertad:

Si bien está muy claro que no somos totalmente libres, y estamos esclavizados a la repetición de patrones que no están alineados con nuestra autenticidad, podemos llegar a liberarnos al mirar y reconciliarnos con todo lo inconcluso de nuestro sistema. Mientras no miramos los puntos claves de la herida familiar, y no damos un lugar sagrado a todos en nuestro corazón, esa liberación se aleja.

“La libertad está íntimamente de la mano con el conocer”.


Por Ximena Nohemí

Creadora de Cántaro Sagrado, psicóloga y psicoterapeuta dedicada a la investigación y resignificación de memorias uterinas. Le apasiona escribir, danzar, viajar y acompañar a otras mujeres en su proceso de sanación. Es por ello que hoy su trabajo busca sanar la raíz de todo lo que pueda dificultar el máximo despliegue del propio potencial en el presente, para que vivamos en este mundo como mujeres y hombres cada día más en paz.

5
Leave a Reply

avatar
2 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Ximena NohemíRosemyMaría Cristina Zúñiga Lara Recent comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Rosemy
Guest

El cuarto acuerdo, querida Ximena, haz siempre lo máximo que puedas, nos invita entonces a hacer lo máximo que podamos para comprender que nuestros ancestros hicieron lo mejor que pudieron??

Rosemy
Guest

Muchas gracias

María Cristina Zúñiga Lara
Guest
María Cristina Zúñiga Lara

Gracias por tu regalo, lo leere junto a mi familia, que mucha falta nos hace siempre mejorar. Quice copiar pegar y no pude. Un abrazo