AntepasadosCuento MedicinaSanación femenina

La afinadora de los sonidos del alma

Para ella tocar las cuerdas de un alma era como afinar la melodía esencial y divina de ese ser, por lo que lo hacía con profunda delicadeza y compasión. Para eso, debía desaparecer totalmente de sí misma mientras estaba al servicio de los otros.

De esta forma, un alma que se sentía enferma era únicamente un alma que había olvidado como cantar, como danzar, como sonreír, por lo que por más exhausta que esa alma se sintiera, ella sabía como hacer para que sus precisos movimientos dejaran a cada cuerda en su lugar y sonido original, y con ello el alma podía nuevamente volver a la vida.

Finalmente las almas volvían a cantar su propia verdad, danzaban libres y auténticas, y desde una profunda gratitud por esta medicina le ofrendaban su más bello canto de agradecimiento. Un canto con las notas del corazón.


Esta vieja afinadora de almas vive dentro de ti

Por Ximena Nohemí

 

Soy Ximena y en 2013 fundé la Escuela Cántaro Sagrado para acompañar e impulsar a otras mujeres en su camino curativo. Para ello nos encontramos en cursos y entrenamientos donde estudiamos los elementos de una psicología profunda femenina que nos sostenga en cada uno de los desafíos de sanación y crecimiento del ser mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.