Ciclo menstrualMenstruaciónSanación femenina

¿Cómo sueles nombrar tu menstruación?

Los nombres con que mencionamos nuestro sangrado son tremendamente importantes para nuestra salud, pues están cargados de energía que influye de diferentes formas sobre nuestra útera y nuestra sexualidad. Recordemos que con cada palabra creamos distintas posibilidades de realidad y en ello podemos hacernos cargo de crearnos una maravillosa salud.

Por otro lado los nombres te predisponen a recibir tu sangrado con cierta actitud, que puede ser más amorosa o más nociva según la energía que estés alimentando.

¿Quién desea enfermarse todo los meses si lo que buscamos por naturaleza es la salud? ¿Quién desearía estar condenada con una maldición por haber nacido mujer?. Por otro lado ¿A qué te predispones tú?

Así cuando nuestra madre o abuela acostumbraban a llamar “enfermarse” a la llegada del sangrado, solían vivirlo como una verdadera enfermedad puesto que la vibración que estaban emitiendo era en esta frecuencia, así experimentaban dolores de cabeza, cólicos e incluso muchas sufrieron desmayos según lo que me decía mi madre y lamentablemente esa información aún está codificada en las generaciones jóvenes.

Una vez alguien me contó de donde venía el uso del término enfermarse. Pues en los tiempos de mi abuela cuando solían preguntar por la mujer en fase menstrual -por supuesto que decir está en los días de sangrado era una catástrofe a la moral y las buenas costumbres- se prefería decir “está enferma” lo que con el tiempo ya tomó su significado particular y luego evolucionó a “estar indispuesta o no disponible”.

Por mi parte jamás me agradó llamarlo así, de hecho me aterraba la posibilidad de llevar una enfermedad obligada en mi cuerpo.

Por otro lado, cuando la llamamos “la maldición” implica que estemos peleadísimas con nuestra sangre, pues es un nombre asociado a la vivencia de la menstruación como un castigo e incluso un pecado y eso no es lo que deseamos fomentar.

La mujeres no cargamos con una condena, por el contrario menstruar para mí es una “benditabendición” que  cada día me permite ir más profundo en mi proceso de sanación y autoconocimiento.

Te invitamos a mencionar tu sangrado con nombres bonitos y amorosos que te provoquen días de profunda sanación y encuentro contigo misma. Cambiar el nombre a uno más amoroso contigo misma es un gran y simple paso que desde hoy mismo puedes dar.

¿Cómo la llamas tú?

Por Ximena Nohemí

Creadora de Cántaro Sagrado, psicóloga y psicoterapeuta dedicada a la investigación y resignificación de memorias uterinas. Le apasiona escribir, danzar, viajar y acompañar a otras mujeres en su proceso de sanación. Es por ello que hoy su trabajo busca sanar la raíz de todo lo que pueda dificultar el máximo despliegue del propio potencial en el presente, para que vivamos en este mundo como mujeres y hombres cada día más en paz.

10 comentarios en “¿Cómo sueles nombrar tu menstruación?

  1. Hola, yo le llamo a mi menstruacion luna, lunita o hermosa, hace 8 meses inicie mi proceso de sanacion y de aprender y vivir mi menstruacion conciente, es increible y satisfactorio todos los cambios tanto fisicos y emocionales que he tenido, yo padecia de amenorrea, mis ciclos no se presentaban, tenia ovarios poliquisticos iba a consulta con el ginecologo y me recetaba pastillas anticonceptivas para regularizarme pero al dejar de tomarlas otravez volvia igual no tenia mi menstruacion. Hasta que decidi dejar las pastillas y tomar otros metodos alternativos naturales y decidi tomar terapia reiki, el cual me ayudo muchisimo a liberar emociones y tensiones desde ahi se empezo a presentar mi menstruacion, despues el universo quiso que me integrara a un grupo de mujeres donde trabajo con mi energia femenina y sobre todo a aprender y sanar y tener una menstruacion conciente y sobre todo verla como algo natural en nuestro cuerpo, como parte de nosotras y conectarnos con ella, es una maravilla mis ciclos son cada vez mas regulares y sobre todo entender por lo que pasamos las mujeres cada mes, todo este proceso de sanacion le llamo bellla medicina, hoy me siento feliz, conciente, cada mes recibo a mi luna con amor, alegria, la honro, la observo, la siento y vivo mi ciclo con gratitud.
    Felicito a esta pagina cantaro sagrado, sus articulos son interesantes y me han servido como complemento para mi sanacion.
    Gracias, saludos!!

  2. El “viejito rojo” te visitó, solía decirme mi abuelita cuando yo era tan sólo una niña, yo menstrué a muy temprana edad, 9 años, otras amigas de la escuela decían ya me visitó “Rogelio Rojas” y asi hacíamos chiste de esos días, escuché a una vecina contar un relato que su abuela le dijo ante su primera menstruación te “rompió la luna”, en fin eran muchos los nombres y si escuché a maestras de la escuela, mis abuelas y tías llamarle “enfermar” en esos días, por eso yo me acostumbré a verla como tal, de hecho desde pequeña padecí mucho durante esos días,no hacía ejercicio y aún no lo hago porque me pongo mal, hasta ahora padezco cólicos fuertes, vómitos, diarrea algunas veces, desmayos en los peores casos y un sangrado tan caudaloso que tengo que utilizar toallas femeninas nocturnas porque no me dan abasto ninguna otra.
    Por tal motivo para mi el período fue durante todos mis años punto menos que maldición porque me echaba a perder bañarme el el mar, o en un paseo, yo crecí sintiendo que “esos días” estropeaban mi vida y hasta llegué a sentir que eran un infierno, a parte de la sintomatología o dismenorrea como le llaman los expertos, siempre presenté depresión, ansiedad, explotaba en llanto o en rabia agrediendo a todo el que se me pusiera enfrente, (hoy sé que no soy lineal, sino cíclica y lo comprendo mejor ), motivo por el cual creo que mi familia cada período se predisponía y hasta temía cuando se avecinaban esos días porque sabían mis cambios de temperamento; en fin yo lo he venido sintiendo como un verdadero padecimiento, hasta que conocí Cántaro Sagrado, satanicé el período y odiaba cuando aparecía mes a mes,
    Cabe mencionar también que además de el nombre dado y visto como enfermedad, ni hablar cuando ibas a una tienda, farmacia o estancia a comprar toallas femeninas, “asegurate que te las envuelvan en papel de diario y luego en una bolsa” advertía mi abuelita, porque jamás deberían darse cuenta, nadie especialmente el sexo masculino que yo andaba menstruando, todo esto confirma que fue un tabú total y con esa idea crecimos.
    con Cántaro Sagrado y tu por supuesto Ximena, aprendi a verlo desde otra perspectiva y si bien es cierto que la sintomatología continúa hasta el grado de tener que tomar reguladores menstruales, ya mi ánimo es diferente, hago meditación, rezos y ofrendas a la madre tierra, trato de conectar con ella, aunque sé que me falta sanar muchas memorias que por falta de tiempo o el correr de la vida cotidiana a veces no logro conectarme mes a mes, al menos cuando aparece mi período que siendo yo irregular me sorprende apareciendo antes de la fecha prevista, me digo a mi misma “ya vino mi hilo rojo” “ya apareciste, benito seas” y hago un breve rezo (aun si es en el baño) por mi y todas mis ancestras y memorias que compartimos, ya no le veo ni la recibo como una maldición sino una bendición y manera de sanar.
    En lo personal, Cántaro Sagrado es una bendición y me abrió los ojos ante algo tan natural y hermoso a tal grado que ahora que voy a más edad, hasta lamentaré el momento en que deje de menstruar, no quisiera parar de menstruar!!! porque quisiera seguir ofrendando mi agua sagrada a la Madre Tierra y conectar siempre con ella y por supuesto sanar memorias.
    Creo que ahora que lo dices le llamaba hilo rojo pero también le llamaré “amada luna roja, apareciste, bendita seas”.
    Un abrazo desde el corazón y gracias por este espacio sagrado, cuanto quisiera poder asistir algún día a uno de sus circulos, por el momento me conformo con conectar a la distancia con ustedes y los úteros de la tierra.

      1. Yo lo llamo periodo, por que entiendo que es un proceso por el que debo pasar, nunca he sentido molestia mayor acerca de el.
        Cuando vivia en pareja me gustaba tener el periodo solo para mi; era mi momento de reconectar conmigo misma y me autoaislaba nunca entendio porque lo hacia…tengo dos hijas 24 y 12, la mayor ha sufrido mucho con su periodo he compartido con ella todo lo que he aprendido con Cantaro sagrado, pero no le convence…a pesar que nunca me ha visto sufrir por el periodo; tal vez necesita encontrarse ella misma sin que yo sea su guia.
        Con la de 12 quiero hacer algo especial aun no le llega, y estoy en busca de orientacion.
        Me gusta el termino del hilo rojo y la madeja.
        Buscare el enlace para comprar el libro.
        Gracias por compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.