Sanación femenina

Memorias uterinas: La importancia de sanar nuestro SI y nuestro NO.

El termino memoria indica simplemente que existen en cada uno de nosotros uno o más mensajes, tanto conscientes como inconscientes, que conciernen a lo vivido a partir del nacimiento (Antonio Bertoli, El origen de la enfermedad).


Los momentos de la concepción, gestación y parto son hitos trascendentales para el resto de nuestra vida. Pues desde allí se plasman en nuestras memorias uterinas un cúmulo de vivencias en forma de creencias, íntimamente conectadas con los patrones transgeneracionales, los patrones culturales y los arquetipos, lo cual denota que como humanos somos una red de creencias perfectamente conectadas en la trama de la vida. Así en esta red de recuerdos compartimos memorias unos con otros, y específicamente como género femenino llevamos un pasado común que sanar.

Por tanto, todo aquello que circunda al momento de nuestra gestación (los pensamientos de nuestros padres sobre nuestra venida, donde se incluyen sus miedos y anhelos más profundos además del contexto cultural, social y político) es parte de nuestras memorias.

Y aquí deseo hacer hincapié en el deseo inconsciente de nuestros padres con respecto a tener o no un hijo, pues frente a la posibilidad de que ellos hayan experimentado un NO hacia la vida en el momento en que se nos concibió, ello nos programa en un NO eterno que a lo largo de nuestra historia de vida nos lleva a negarnos cada vez que la vida se presenta ante nuestros ojos, y ello puede manifestarse en proyectos,  relaciones y en general en apertura hacia un buen vivir.

Pues tras ese No recibido de los padres, se esconde un sin fin de otros programas que derivan de él, como el no merecimiento, el no ser lo suficientemente buena en algo, el no estar dispuesta a aceptar lo bueno que llega a mí,  el no ser digna de ser amada, entre muchas otras, además de un sin fin de NO que no hacen más que cerrar nuestro corazón a vivir en plenitud y con todo lo que ello implica, cerrándonos a la experiencia misma de estar vivos conscientemente.

Y en esto creo, como género femenino debemos estar muy atentas pues el objetivo no es sacar los NO de nuestra vida de forma radical y abrirnos a todo lo que se nos ofrezca y cruce por delante, sino que debemos ser capaces de tener la consciencia y criterio necesario para “administrar nuestros no y nuestros si”, según lo que como mujeres adultas consideremos es lo mejor para nosotras.

Por ello el No también es una palabra tremendamente útil y sana cuando la usamos para marcar límites a otros y poner fin a situaciones que nos hacen mal. El No nos hace sentir que tenemos la fuerza y sabiduría suficiente para no autoviolarnos y decir ¡hasta aquí llego!.

Por ello la clave es sanar el “No merezco vivir” desprogramarlo a través de un proceso terapéutico y aceptar el “si merezco vivir, merezco una buena vida, merezco lo mejor y si estoy dispuesta a aceptarlo”, porque déjame decirte mereces estar más viva que nunca.

Por su parte si nuestra madre o nuestro padre, estaba en un caso hipotético de matrimonio o relación no deseada y debió decir SI a embarazarse como forma de cumplir la norma y ser fiel a lo que se debe hacer es probable que nuestro SI esté programado para agradar a los demás, cumplir, ser aceptado/a pero jamás para decir SI a lo que realmente deseamos.

Por lo tanto la única forma de sanar nuestros SI y NO sería reconociendo nuestra auténtica naturaleza, conocernos a tal medida que todo aquello que aceptemos y rechacemos esté en verdadera sintonía con nosotras mismas y no sea desde mandatos familiares que nos impulsan a decisiones que ciertamente no deseamos. Y esa será nuestra herramienta para mantener la armonía y la salud.

Por lo tanto querida mujer te invito a reflexionar: ¿Cuántas veces al día digo si a algo que realmente no deseo? ¿Cuántas veces al día me siento incapaz de decir un no fuerte y claro y poner fin a una situación? ¿Cuántas veces al día digo no a algo realmente bueno para mi cerrándome a la vida?

Espero tus próximas respuestas sean desde la conexión a tu sabia interior.

Con amor

Ximena

Creadora de Cántaro Sagrado, psicóloga y psicoterapeuta dedicada a la investigación y resignificación de memorias uterinas. Le apasiona escribir, danzar, viajar y acompañar a otras mujeres en su proceso de sanación. Es por ello que hoy su trabajo busca sanar la raíz de todo lo que pueda dificultar el máximo despliegue del propio potencial en el presente, para que vivamos en este mundo como mujeres y hombres cada día más en paz.

2 comentarios en “Memorias uterinas: La importancia de sanar nuestro SI y nuestro NO.

  1. Me es un poco difícil conprender esto de las memorias uterinas, sin embargo con este artículo me quedo un poco más claro, ya que ahora más o menos comprendo el porque le tengo mucho miedo a estar embarazada y cuando ha pasado o han sido 2 abortos espontáneos y uno voluntario, porque en mi vida ha estado el NO presente y el negarme a la vida como tal esta presente, se que ahora que está situacion esta más consciente me pueda ayudar a sanar y poder decir SI a la oportunidad se ser madre.
    Ahora mi pregunta es ¿Cómo puedo sanar la memoria de mi útero, ya que he leído que los abortos causan mucho impacto en el?
    Gracias por tú artículo y subir este tipo de contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.