Sanación femenina

Te comparto mi práctica meditativa diaria

Queridas mujeres, este post es para compartir con ustedes una práctica diaria que ha formado parte importante de mi conexión conmigo misma y la espiritualidad. La he ido sosteniendo en el tiempo y desde ello me ha traído excelentes resultados, así que espero a ti te sirva tanto como a mi. La realizo al despertar y en algunas ocasiones en que siento deseos de meditar durante el día, por ejemplo cuando voy a iniciar un taller, cuando voy en el bus o cuando necesito descansar de alguna actividad agotadora. Me permite enraizarme, sellarme y recordarme que soy pura luz.

Conexión al corazón del cielo y corazón de la tierra: Cierro los ojos y llevo toda la atención a mi útero, lo sostengo por algunos segundos. Desde mi útero llevo mi atención al cielo, el universo. En él visualizo el corazón del cielo, el gran sol central. Desde allí conecto con todos mis maestros espirituales, los seres de luz que me guían, mis ángeles guardianes, los ancestros y ancestras que ya trascendieron y pido su luz se haga presente para mi. Desde ello visualizo como desciende un rayo de luz dorada que baja hasta mi cabeza ingresando por mi coronilla, ésta baña mi cerebro, mi tercer ojo, aclarando mis pensamientos y visión, baja hasta mi garganta limpiando  y endulzando mis palabras, luego baja hasta mi corazón, purificando mis emociones, luego baja hasta mi plexo llenándome de valentía y seguridad personal, luego baja hasta mi útero el cual brilla como un sol limpiando y purificando mi energía sexual y finalmente baja hasta mi perineo iluminando todas mis relaciones. Desde mi perineo baja a través de mis piernas y una vez que llega a la planta de mis pies que tocan la tierra, esta luz crece como raíces que rápidamente llegan hasta el centro del planeta, al corazón de la tierra, el cual visualizo como una cueva de piedras preciosas y cuarzos. Me sostengo allí unos segundos, y luego inspiro con fuerza tomando la energía de ese lugar, siento como esa energía sube a través de mis raíces bañando cada uno de los centros que iluminé anteriormente (perineo, útero, plexo, corazón, garganta, tercer ojo y cerebro). Desde mi coronilla esta energía se dispara hacia el cielo y se la envío a mis maestros. Así me siento enraizada y sostenida al cielo y la tierra, energía masculina y femenina. Sostengo mi útero iluminado como un sol por algunos minutos. Mantengo esta sensación de enraizamiento y luminosidad durante el resto del día.

Creadora de Cántaro Sagrado, psicóloga y psicoterapeuta dedicada a la investigación y resignificación de memorias uterinas. Le apasiona escribir, danzar, viajar y acompañar a otras mujeres en su proceso de sanación. Es por ello que hoy su trabajo busca sanar la raíz de todo lo que pueda dificultar el máximo despliegue del propio potencial en el presente, para que vivamos en este mundo como mujeres y hombres cada día más en paz.

2 comentarios en “Te comparto mi práctica meditativa diaria

  1. Gracias Ximena por éste tesoro que nos has compartido ya lo creo que será de mucha utilidad y más aún por el audio que nos guiará.
    Esta meditación ayuda a liberar memorias o patrones transgeneracionales??

    Bendiciones abundantes para ti.

    Nina

    1. Querida Nina, gracias por la conexión.
      La verdad no conozco los efectos de esta meditación en cuanto a memorias de transgeneración, por mi parte he sanado muchos pero también está la influencia de otras prácticas realizadas. Espero a medida que puedan practicarla puedan compartirme los beneficios que trae a sus vidas.

      Un abrazo enorme
      e infinitas bendiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.