InspiracionalSanación femenina

Pariendo a la mujer salvaje

Me he ido convirtiendo en una mujer salvaje

Se me han ido haciendo fuertes mis antiguos y amados trozos de cuerpo

Mi voz se ha ido haciendo profunda, precisa y verdosa

Mi presencia en la tierra se ha ido volcando hacia un solitario y sigiloso caminar

Mis pies ya no dan pasos en vano, sólo siguen huellas en que el corazón vibra fuerte

Ese es el mapa, esa es también la ruta, ese es el tesoro al final del camino.

 

Mis ojos se han hecho grandes, agudos y amarillos

Y entonces es cuando he comenzado a ver con más profundidad

Pero sobre todo con más intensidad y más veracidad

Comencé a identificar más rápido las palabras sin alma

Palabras vacías e inertes

Palabras que muchas veces se dicen para conseguir asuntos

pero carecen de una intención genuina y transparente

Y elegí correr lejos de todo eso

También debo reconocer que me alejé sin miedo

De lo que sólo deseaba llevarse mi tesoro más preciado: el tiempo

Perdí el miedo a dirigirme hacia lo que verdaderamente anhelo

Y me hace sentir vibrante e infinita llevándome a agradecer a gritos a la vida.

 

Me estoy convirtiendo en una mujer salvaje

Pero también en una guardiana que merodea día a día y noche a noche

Sus propias tierras para vigilar todo lo que depreda sus sueños.

 

Me he ido convirtiendo en una mujer salvajemente verdadera

Amando a cada una de las partes que como ramas me han ido brotando

Abrazando hoy por sobre todo las que un día detesté e intenté enterrar con vida

Amando el día y la noche, los tiempos solitarios de hibernación

Y los tiempos de celebración y regocijo con el mundo entero.

 

Tú, yo y muchas más mujeres de estos tiempos

Hemos ido cediendo ante un genuino, silencioso y salvaje caminar

De un día a esta parte, hemos comenzado a mirar el amanecer y el atardecer

Como el más hermoso de los regalos del existir

Hemos rezado con inocencia mirando al cielo

Creyendo con fe que algo más grande y amoroso nos cuida

(y a lo que ni siquiera nos atrevemos a ponerle un nombre)

Y confiando en que esa misma fuerza

Un día moverá todo para que cada uno de los deseos sublimes de nuestro corazón se hagan realidad.

 

Queridas mujeres salvajemente valientes y libres

Valientemente libres y salvajes

Libremente salvajes y valientes

Aquí y ahora pongo la intención más verdadera

Que cada una de las abuelas estrellas

Padre sol, abuela luna y por supuesto nuestra preciada madre tierra

Sostengan nuestros pasos día a día hasta nuestra trascendencia

Cuiden de nuestras rutas en todo momento

Provean nuestras inspiraciones en un útero fértil y receptivo

Soplen nuestros miedos paralizantes trayéndonos más liviandad para el vivir.

 

Queridas hermanas, no están solas, jamás lo han estado

Sólo hacía falta mirar desde otro lugar la vida

Ya que deben saber que en este proceso en que se han ido transformando

En una mujer salvajemente más auténtica

Todos los miedos que han sentido en el presente

Los sintieron centenares de mujeres en el pasado

Y los sentirán millares de mujeres en el futuro

Estoy segura que de una u otra manera

En las crisis que desencadena toda transformación

Alguna tribu ha aparecido en sus pensamientos y ha galopado en su corazón.

 

Tú, la que lee estás letras, sea el día que sea y estés donde estés

Deseo para ti:

La más hermosa, dulce y amena de las existencias en este útero llamado tierra

Para que tu abrazo con la mujer salvaje que llevas dentro

Sea para JAMÁS Y NUNCA VOLVER A ABANDONARTE A TI MISMA

Hazte un juramente por ti y por todas.

 

Por Ximena Nohemí

 

*Termino Mujer salvaje tomado de libro Mujeres que corren con los lobos de Clarissa Pinkola Estés.

Creadora de Cántaro Sagrado, psicóloga y psicoterapeuta dedicada a la investigación y resignificación de memorias uterinas. Le apasiona escribir, danzar, viajar y acompañar a otras mujeres en su proceso de sanación. Es por ello que hoy su trabajo busca sanar la raíz de todo lo que pueda dificultar el máximo despliegue del propio potencial en el presente, para que vivamos en este mundo como mujeres y hombres cada día más en paz.

8 comentarios en “Pariendo a la mujer salvaje

  1. Gracias Ximena!!! Es un texto maravilloso que me he permitido compartir con las mujeres de mi vida: mis hermanas-madres, mis hermanas-brujas, mis hermanas-hijas (respetando tu autoría por supuesto). Gracias!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.