AntepasadosCiclo menstrualCuento MedicinaInspiracionalMemorias uterinasMenstruaciónMujeres árboloración terapéuticaSanación femeninaSexualidadTransgenealopoesía

Prólogo a la 2° Ed. Relatos del cántaro

Los invito a leer parte del prólogo a la 2° Ed. de Relatos del cántaro (Puedes conseguirlo desde este enlace pinchando tu país)


Prólogo a la segunda edición

Otoño, Chile/ 2018

 

Introducción

Relatos del Cántaro, es un viaje a través de un espacio antiguo, profundo y silencioso que vive dentro de cada mujer. Es un movimiento  espiral, a lo largo de diferentes fases y etapas de la vida interna. Para comenzar, debo advertirte que este viaje lo conoces de cerca, no es algo nuevo, pues ha sido realizado por ti y tus ancestras desde hace mucho tiempo en las historias de sus almas.

Es así, que estas letras sólo te vienen a recordar que tú, ya encarnas la medicina que en confianza plena y rendición, te permitirá transitar airosa el recorrido.

Es por ello que finalizar el viaje, es simplemente una invitación a comenzar de nuevo y cuantas veces tu sabiduría lo estime conveniente. Sólo abre tu corazón a tu medicina, toma fuertemente la mano de tu alma y confía en tu gran salto hacia el infinito, sólo desde allí podrás volver a casa.

Este viaje además da a conocer, cómo es que a través del útero, existe una conexión invisible y ancestral con todo el árbol genealógico, comprendiéndolo como un gran cántaro contenedor de memorias, que se van traspasando como alimento y cimientos desde las generaciones pasadas a las futuras. Es en ese espacio surrealista donde viven los Relatos del Cántaro, las historias del útero transmitidas como pautas a través de las generaciones, para que cada una de ellas, utilice este aprendizaje como base para la vida, pero ¿qué sucede cuando repetimos programas que ya están obsoletos a nuestra verdad actual? ¿Cómo podemos liberarnos de una repetición que muchas veces resulta esclavizante?

Debes saber que, más allá del útero físico (esté presente o no en el cuerpo femenino), como mujeres somos poseedoras de un gran útero simbólico y arquetípico, contenedor de todos los relatos de vida desde tiempos muy antiguos. Nuestra alma anhela el reencuentro y la reconciliación con cada una de esas memorias.

Por lo tanto Relatos del Cántaro, es un viaje acompañado por tu voz interna, que te guiará a sumergirte en las memorias que precisen ser miradas. De esta manera será tu alma y en definitiva, tu maestra interior, la que te tomará de la mano y te conducirá a las profundidades de tu bosque uterino. Seguramente, allí encontrarás dolor antiguo, pero si tienes el coraje de atravesar tu propia oscuridad, también encontrarás el mayor de los obsequios de tu existencia. No puedo decirte ni revelarte exactamente cuál es aquel regalo, pues tú misma deberás descubrirlo.

Cada mujer en este mundo será invitada a realizar un viaje para recordar, y es allí que encontrará un tesoro particular al final de su movimiento por el bosque uterino. Sólo puedo anticipar, que éste será el mayor don que únicamente ella podrá otorgarse. Allí estará la máxima expresión de su luz: su mujer medicina.

 ¡Sé valiente, continúa caminando!

 Es por todo lo anterior, que mi deseo en esta segunda edición, continúa siendo que cada mujer conecte con la poderosa sanación otorgada por la palabra, y por sobre todo, que cada una pueda inspirarse en manifestar su propia medicina alquímica. El mundo necesita urgente que cada humano haga consciencia de su misión en la tierra, y que esta revelación lo llene de pasión movilizadora hoy y siempre.

Para ello, sólo hace falta confiar en el viaje de la existencia y rendirse a la experiencia, sin embargo, eso no significa que estemos ajenos a distraernos. En el caso de Eva, quien realiza el viaje a lo largo de los cuentos, en un momento se sumerge en el dolor y pierde su alma. Para recuperarla se embarca en una oscuridad completamente desconocida y nueva; “el inframundo uterino”, espacio del árbol familiar cargado de sombras, secretos y dolores no vistos ni acogidos en el corazón.

Eva, impulsada por la voz de su alma, confía. Pues a pesar de no saber a donde la llevará esta aventura, y en un momento, atravesar una espesa oscuridad que la hace dudar, ella se sumerge en su bosque y continúa caminando.

Allí logra recuperar su alma y continuar el viaje, pero una vez que Eva llega al último capítulo, “Trascendencia”, es necesario que deje ir todo lo que ella cree que es hasta ahora, sólo de esa manera podrá cerrar un ciclo y comenzar un nuevo viaje evolutivo, abierta a los misterios que la vida le depare.

En este capítulo, las parteras de la muerte nos enseñan a abandonar lo viejo y lo que ya no tiene vida, incluyendo expectativas obsoletas acerca de nosotras mismas. Tal vez únicamente sea en esa muerte simbólica que nos estamos entregando verdaderamente al vibrante viaje de la vida y rindiéndonos a ella tal como es. ¿Tú te atreves a continuar caminando?

El arquetipo de Eva

 En el viaje de la vida todas somos Eva. Por una parte, llevamos la imposición ancestral de los programas heredados que nos inducen a vivenciar, primero que todo, la carga de haber nacido mujer, segundo, ser hija del pecado en cuanto a la unión sexual de padre y madre, y por último más sutilmente, llevar muy escondida la culpa por la iniciativa y la libertad ante un mundo que nos hace la vida más compleja, al estar plagado de programaciones machistas y agresivamente patriarcales.

Por ello, para mí es el símbolo arquetípico de la mujer que es presa de patrones que la castigan y le impiden conectar con su propia legitimidad y libertad, viviendo a costa de una máscara de adaptación forzosa, que no le permite experimentar el regocijo de vivir. Sin embargo, al atravesar el viaje de autoconocimiento y sanación, podemos llegar a trascender todo lo que estos programas nos dijeron que éramos, hasta dejar morir lo que ya no se es y dar a luz nuestra autenticidad en todo su esplendor.

El inicio del tránsito de Eva, es la llegada de la menstruación.  Este proceso actúa como el primer boleto de viaje de toda mujer, para recordar más de lo que las ancestras de su casa le han contado; acerca de ella misma y de sus memorias heredadas. Pues se deja en claro que es este ritmo interno, el que permite lograr un nivel de consciencia profundo y necesario para mirar lo que hay en el fondo del útero; lo no dicho, lo escondido como secreto, lo olvidado y lo excluido.  De esta forma, el maravilloso viaje interno del ser mujer y descubrir las profundidades que guardan secretamente las memorias uterinas, comienza con el rito iniciático de la menstruación.

Antes de menstruar, es muy probable que las mujeres no nos cuestionemos lo complejo. La menstruación en conjunto con la consciencia que ésta nos trae, nos incitan a ver más allá del propio hogar, alcanzando con la adultez un cuestionamiento en los niveles: personal, transgeneracional, social e incluso histórico.

Conclusión a la primera edición:

Los libros como hijos creativos también son gestados y paridos

 Cuando me decidí a publicar la primera edición de este libro en Chile, en verano de 2017, fue comprometerme conmigo misma a realizar un proceso de trabajo concentrado en cinco meses. Ello implicaba que debía, literalmente, encerrarme a escribir en una especie de retiro personal. Lo hacía en ese momento o no lo haría nunca, y este sueño continuaría siendo aplazado.

Así fue que ese tiempo lo pasé aislada. En principio fue un entusiasmo tremendo por el proyecto más importante gestado hasta ahora en mi vida. Sin embargo, a medida que transcurrieron las semanas, comencé a sentirme sola y agotada del ritmo que demandaba el proceso.

Sentía que mi energía se iba consumiendo además de experimentar una sensibilidad extrema ante la cual anhelaba apoyo externo. ¿Qué me estaba sucediendo? Estaban apareciendo en mí los programas y patrones de las mujeres de mi árbol, específicamente aquellos relacionados con los procesos de gestación de la vida, entre los cuales, probablemente habían miedos y frustraciones que yo cargaba desde mi hilo rojo, por sobre todo, la dificultad a pedir ayuda que provenía de la creencia “puedo hacerlo todo sola”.

Esa creencia limitante sin duda, me ha llevado a una desnutrición energética y cansancio excesivo en muchas de las simbólicas gestaciones que he sostenido en mi vida hasta ahora.

Así, la publicación de la primera edición fue un largo viaje de hacer consciente sombra y luz de mi cántaro. Sin embargo, traer sombra a la consciencia, a pesar de lo temible que puede sonar, siempre es un regalo, pues es recordar profundamente lo que está en el útero simbólico y que se hace presente a través de bloqueos, enfermedades y limitaciones humanas ante la manifestación de la vida.

De esta forma, el concretar esta creación me hizo reconocer el patrón predominante de las gestaciones en mi linaje: la sensación de soledad auto-provocada, el agotamiento y la desnutrición en todo sentido, principalmente a nivel emocional.

Finalmente, de todo el proceso creativo emergió una medicina hasta ahora desconocida para mí, que me llevó a comprender que el mismo viaje de siete fases descrito en el libro, es posible vivirlo en cortos ciclos de tiempo. Por lo tanto, morir y renacer es parte de una danza con la que podemos aprender a movernos en el cotidiano.

¿Será que además de los procesos más amplios que vivimos en extensas etapas de la vida, también vivenciamos micro-procesos cuando gestamos un proyecto creativo?

Después de vivenciar diversos miedos, la dificultad de pedir ayuda y el cansancio excesivo (con lo que me sentí hundida en mi pantano), surgió en mi alma una tremenda paz y  satisfacción por el resultado logrado.  Surgió medicina, surgió amor, surgió apoyo inesperado de muchas personas y finalmente, se abrió una puerta enorme hacia la inspiración, como si las memorias de luz de mi cántaro hubiesen despertado para quedarse conmigo.

Así fue, que me sentí completamente sostenida y tal como en el cuento “la mujer de loto”, comenzó un proceso de dar a luz a una nueva Ximena con más confianza en ella misma y con mayor fuerza creativa. Podría decir que este proceso culminó en julio de 2017,  en mi cumpleaños número 28, y claramente ya no me siento la misma mujer, que llena de dudas, un día decidió publicar un libro llamado Relatos del cántaro, en el cual ni ella misma comprendía por entero su profundidad.

Recogiendo todo lo anteriormente dicho, quiero destacar que he visto en innumerables ocasiones, incluyéndome, una enorme resistencia a vivir en total apertura los procesos internos que impliquen dolor o confusión. Pues nuestra sociedad exitista y con presuposición de logro, nos insta como mujeres a hacer ojos ciegos de la danza superficie-inframundo-superficie, que de forma natural nuestro sistema hormonal nos lleva a vivenciar. Esta misma cultura nos valora y felicita al estar cien por ciento creativas, productivas y exitosas, hasta el punto de autoexplotarnos y silenciar nuestros anhelos y necesidades emocionales más profundas, terminando por privarnos de una estadía transformadora en nuestro pantano.

En Relatos del Cántaro, atravesar el pantano es más que el símbolo de unos cuantos días grises, es la simbolización de una crisis de vida, aquella en que llegas a no sentir hasta el punto de creerte muerta, acompañándose además de, sentimientos de miedo, ceguedad, distracción, obsesiones, resistencia y sobre todo mucho dolor.

Por lo tanto, atravesar el pantano amerita ser una experiencia consciente, ya que es la única forma de mirar aquello que nadie nos contó de las historias de los úteros de las mujeres del árbol. Posterior a ello nace finalmente la mujer de loto, la máxima expresión de nuestra luz.

El bosque oscuro y espeso, es el espacio psíquico donde está lo que precisamos “mirar” para ser mujeres libres, y es por lo tanto, el punto en que debemos mantener los ojos absolutamente abiertos para que ocurra la alquimia. Pues es desde esa transformación que nace la vida creativa, la mujer auténtica, la que danza con el todo.

Por Ximena Nohemí

Segunda edición Relatos del Cántaro

 

Creadora de Cántaro Sagrado, psicóloga y psicoterapeuta dedicada a la investigación y resignificación de memorias uterinas. Le apasiona escribir, danzar, viajar y acompañar a otras mujeres en su proceso de sanación. Es por ello que hoy su trabajo busca sanar la raíz de todo lo que pueda dificultar el máximo despliegue del propio potencial en el presente, para que vivamos en este mundo como mujeres y hombres cada día más en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.